Los colores del Pastor Garafiano



Los Colores del Pastor Garafiano


En el curso de las encuestas y la elaboración del censo que, como primeros pasos, realizó el grupo de trabajo para la recuperación de la raza, recibió interesante y variada información, de indudable valor etnográfico, acrecentada posteriormente con abundantes anécdotas y relatos contados por los que los criaron y utilizaron.


La primera conclusión a que llegó el grupo de trabajo, fue la necesidad de dar nombre propio a la raza, dejando de usar el genérico de "perros lobos", por el que eran conocidos. Dado que era la comarca noroeste de la isla y concretamente Garafía, por razones de aislamiento, el lugar de donde procedían en el pasado los mejores ejemplares, y el grupo en que se encuentra encuadrado este tipo de perro, según la normativa de la Federación Cinológica Internacional (FCI), se decidió el que hoy lleva y por el que está reconocida como raza autóctona española: Pastor Garafiano.


Igual fue necesario hacer con los colores, pues se nos hablaba únicamente de perros amarillos,

negros y grajos lo que, como veremos, puede dar lugar a confusión.


Denominaban amarillos a los ejemplares de capa rubia más o menos intensa, parecida al color de los leones, por lo que se decidió, al confeccionar el estándar, sustituir este nombre por el de

leonados, más acorde con el utilizado en la cinofilia para diferentes razas que tengan este color. El leonado puede presentar diferentes grados de pigmentación, desde los más rojizos hasta los más claros ‐barquillo o marfileño‐ que es un error denominar blancos sin serlo (*), pues el color blanco no se da en la raza, aunque si pueden tener pequeñas manchas de este color, lo que no es frecuente, en el pecho o en la punta de los dedos. El leonado admite la presencia de pelos dispersos de color negro en puntos aislados de la línea dorsal, cola, orejas y hocico, siendo frecuentes los leonados hocinegros y excepcionalmente con máscara, si el negro les cubre los ojos.


Perro Pastor Garafiano Leonado
Perro Pastor Garafiano Leonado

Curiosamente llamaban negros a aquellos en los que los pelos de color negro eran dominantes

sobre un fondo leonado lo que, en cinefilia, se conoce como color alobado. Al igual que en los

leonados, en los alobados se da una variada gama de matices, dependiendo de la dominancia del negro sobre la base leonada en sus diferentes grados de pigmentación.

Perro Pastor Garafiano Alobado
Perro Pastor Garafiano Alobado

Denominaban grajos (**) a los ra ejemplares completamente negros, o con ligeros matices

leonados en las mejillas, extremos de las patas y vientre, en ningún caso semejantes a la coloración típica y actualmente dominante en la raza de pastor alemán.

Perro Pastor Garafiano Grajo
Perro Pastor Garafiano Grajo

Resulta interesante referir que, en el ya citado censo que se hizo, después de elaborado un

preestandar, se localizaron los setenta y dos posibles "perros lobos" que quedaban en la isla (***).


De ellos solamente tres eran de los llamados grajos y, en los tres casos, uno de los progenitores era de la raza pastor alemán: dos machos, "Vigilante" ‐un ejemplar espectacular de gran tamaño al que habían partido los colmillos con unas tenazas para que no hiciese daño a las cabras‐ propiedad de Arcadio (Los Guanches), y "Comandante", de Hilario "El Rubio" (Bajada a Don Pedro) y de una macho "lobo" de "Cheo Virola" (El Palmar), todos de Garafía. La tercera, "Cristina", de Antonio "El Peninsular" (Hoyo de Mazo), una preciosa hembra totalmente negra que hoy podría pasar por el mejor pastor garafiano, hija de "Doria" de Luis (Hoyo de Mazo) ‐una de las madres de la raza‐ y el pastor alemán de un vecino. Un hermano de camada, era un típico pastor alemán de pésima calidad.


Por alguna causa que no puedo explicar y que constituye una de las incógnitas de la genética,

aunque la mayoría de los ejemplares considerados los padres de la raza eran alobados, su ya larga descendencia es muy mayoritariamente leonada. ¿Es esta una muestra más de su vigor genético que ha hecho aparecer características constatadas en las encuestas y que no poseían los primeros reproductores?


Para terminar con los colores es obligado hacer mención a los cachorros. Todos al nacer son pardos, más o menos oscuros, frecuentemente con la punta de la cola y de los dedos de color blanco, características que, como se puede ver en variados documentales sobre los cánidos silvestres, se da en lobos y zorros y que desaparece al cambiar el pelo. A veces el pardo presenta una tonalidad leonada o subpelo de este color, en cuyo caso ya se puede predecir el que tendrá de adulto. De resto resulta muy difícil pues, incluso los más oscuros, tanto pueden resultar alobados como leonados despigmentados.


.................


(*) Se da una coincidencia con otra especie autóctona: la vaca palmera. Había perros en la isla antes de la llegada de los pobladores europeos, pero la vaca llegó con estos, en su mayoría procedentes del norte de Portugal y Galicia, por lo que se la considera una raza cuyo origen se remonta a la rubia gallega, de la que se diferencia por adaptación durante siglos a nuestro medio natural y a exigencias funcionales.

En sus tiempos de esplendor las había de color rubio encendido, al que denominaban colorado/a, y de un rubio despigmentado al que se le decía blanco/a, color este último que en Galicia recibe el nombre de marelo. Después de la decadencia de la ganadería en La Palma y su intento de recuperación, vemos que la casi totalidad de ejemplares hoy existentes son de este último color. Muy pocos colorados, Tal vez la mejor descripción del color de la vaca palmera me

la dio un viejo ganadero: son del color del trigo.


(**) La graja, una subespecie de la chova piquirroja (Pirrochoras pirrochoras spp. barbarus), es un córvido abundante en la isla de La Palma e inexistente en las restantes del archipiélago. Es el símbolo animal de la isla y dado el negro azabache de sus plumas con pico y patas rojas, cabe suponer que este es el origen del la palabra "grajo" que se aplica a los perros de color negro.

La graja
La graja

(***) Entre el millar de cachorros nacidos en el criadero de la Asociación, ninguno era de color negro. Sin embargo, de una pareja procedente de dicho criadero, en dos camadas consecutivas rigurosamente controladas, nacieron dos cachorros de color negro azabache que, ya adultos, resultaron preciosos ejemplares de la raza. ¿Se trata de una mutación o de una rara combinación genética? Sabemos de otras parejas en cuyas camadas suelen aparecer cachorros de este color, pero no hay garantía sobre la existencia más o menos remota de algún pastor alemán en su ascendencia.

En el caso de la oveja palmera, de color blanco impoluto, que también tiene en sus orígenes a la subraza gallega y que actualmente es una de las tres razas españolas en inminente riesgo de extinción, nacía ocasionalmente en los rebaños algún cordero de color negro, lo que era muy preciado al reservar su lana para hacer las monteras.



Antonio Manuel Díaz Rodríguez

Julio 2009


138 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo